LA INTERVENCIÓN FRANCESA EN CENTROÁFRICA

A pesar que en septiembre del año pasado, Michael Djotodia, ex presidente de Centroáfrica, anunció que Séléka se había disuelto, la mayor parte de las milicias se negó a disolverse. Así, a mediados de septiembre de ese mismo año se informó sobre intensos combates entre los grupos armados no identificados en los alrededores de las ciudades de Bossembele y Bossangoa que habrían provocado violaciones generalizadas, asesinatos, saqueos y la destrucción de aldeas y sistemas administrativos por parte de estas milicias. Cerca de 400.000 personas fueron desplazadas, en su mayoría ala selva, y 68.000 habían huido a países vecinos. Las torturas, asesinatos y saqueos se fueron extendiendo a la vez que el caos se propagaba.

Ante esta situación, en noviembre de 2013, la ONU advirtió que el país estaba en riesgo de una espiral de genocidio y señaló que estaba ” cayendo en el caos total”. En la misma línea, Francia describió la situación del país como “en el borde del genocidio “. La creciente violencia fue en gran parte de los ataques de represalia contra la población civil por parte de los combatientes musulmanes de Séléka’s las milicias cristianas llamadas “anti- balaka”.

Así, el 4 de diciembre de 2013, después que emergieran informes sobre la violencia generalizada que tenía lugar en Bangui, el Consejo de Seguridad de la ONU votó con urgencia a favor de una resolución en la cual las fuerzas de paz de la ONU, MISCA, estén permitidas de utilizar toda la fuerza necesaria para proteger las vidas de civiles y se impuso el embargo de armas del país. Asimismo, horas después de la votación, el presidente francés, François Hollande anunció que su país se comprometía a realizar una acción inmediata para detener la ola de asesinatos.

La intervención francesa en Centroáfrica se realizó el 6 de diciembre del 2013 con el desplazamiento de 1600 soldados franceses para la operación militar en Boy-Rabe a fin de iniciar de desarme de las milicias anti-balaka. Según Hollande, los objetivos de la intervención militar son lograr el desarme de todas las milicias y los otros grupos que aterrorizan a la población y la celebración de unas elecciones libres y pluralistas.

En un intento de cesar las masacres en el país, el gobierno francés anunció el pasado viernes 14 de febrero el envío de 400 soldados suplementarios para reforzar los 16000 militares de la operación Sangaris. Así, el  15 de febrero, el Ministro de Defensa, Jean-Yves Le Drian, confirmó que la intervención francesa en la República Centroafricana será más larga de lo previsto, anunciando que podría prolongarse hasta 6 meses.

Fiorella Avilés Flores

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s